Desarrollo socio-comunitario

A la par de la falta de empleo y oportunidades para emprendimientos productivos, comerciales y de servicios, otro de los problemas centrales que Cosquín debe encarar es la desigualdad social y urbana. La importancia de los barrios obliga a actuar de forma decidida para evitar fracturas territoriales, garantizar las mismas oportunidades en cualquier lugar de la ciudad y generar un espacio de proximidad indispensable para la implicación social y la generación de entornos que se conviertan promotores de salud y bienestar de la ciudadanía.

En este contexto, la defensa y la apuesta por el bien más preciado de una ciudad, el espacio público, se convierte en un objetivo central.

Además de mantener y potenciar políticas públicas que ya se vienen ejecutando, como el Programa  Presente, avanzaremos en nuevas líneas de acción que permitan reforzar la identidad de los barrios y que los vecinos puedan hacer sus actividades en sus lugares de referencia, propiciando la descentralización del estado en salud, recreación, deportes, etc.

  • Escuela municipal de deportes

Está demostrado que el deporte es uno de los instrumentos más idóneos de recreación comunitaria, cohesión social e identidad territorial. En cualquiera de sus disciplinas (en el amateurismo como profesionalmente) produce identificaciones con una camiseta, un club, una selección, que exceden los límites socio-económicos, educativos y etarios de la sociedad. En su práctica no hay distingos, es accesible a toda la población y es el medio insuperable para la mejor utilización del tiempo libre, sobre todo para aquellas/os jóvenes con menor posibilidad de recreación paga. Cosquín cuenta con clubes que hacen un enorme esfuerzo de supervivencia y contención, pero no es suficiente. Los barrios no tienen espacios de recreación deportiva con instalaciones apropiadas y sin intervención municipal será imposible atender esas carencias. Es por ello que crearemos la “Escuela Municipal de Deportes”, como espacio de gestión, coordinación, capacitación y desarrollo del deporte comunitario en Cosquín. Allí nuclearemos a profesores, técnicos y gestores deportivos, como así también formalizaremos en su ámbito una mesa de gestión asociada con clubes, centros vecinales e iglesias, para llevar la escuela de deportes a los barrios, en forma escalonada y con la construcción de playones deportivos y de capacitación.

A tal fin se construirán 4 playones deportivos y de inclusión barrial, uno por año, durante el próximo período de gobierno; su administración y cuidado estará a cargo de una comisión integrada aquellas organizaciones socio-comunitarias y religiosas. En esos playones no solo se enseñarán y practicarán distintas disciplinas deportivas, sino que también se ofrecerán talleres de capacitación en oficios, se desarrollarán las políticas infanto-juveniles y se llevarán a cabo actividades culturales.

  • Educación física barrial (EFIBA)

En línea con la descentralizada Escuela Municipal de Deportes y conjuntamente con las áreas de Salud y Acción Social, se brindarán clases regulares de educación física en puntos de convergencia en nuestros barrios (merenderos, dispensarios, plazas, clubes, centros vecinales, etc.) con el objeto de generar y sostener espacios de monitoreo de la estado sanitario de la población infantil y su desarrollo. Esto permitirá:

     -la visita periódica de un grupo de profesionales (pediatra, asistente social y otros) para evaluar la condición integral de cada niño (escolarización, carnet de vacunas, percentiles de crecimiento, etc.);
-identificación de grupos de riesgo y casos particulares con derivación precoz;
-trabajos de concientización sobre estimulación temprana y de prevención sobre alimentación, hábitat, accidentes hogareños, etc.;
-detección, apoyo y acompañamiento de talentos deportivos.

  • Arte barrial itinerante

Para incentivar no solo las prácticas deportivas sino también la creación artística de nuestras/os jóvenes, llevaremos todas las disciplinas de arte a los barrios. Cada una de ellas permanecerá un mes en cada territorio, tiempo en que se enseñará y realizará cada obra o producto y luego esas realizaciones serán expuestas o exhibidas. Se hace en un barrio cerámica, en otro pintura, en otro teatro, etc., durante 30 días y luego van rotando por toda la ciudad.

  • Gestión asociada con los centros vecinales

Para subsanar el abandono de las necesidades vecinales, la falta de mantenimiento urbano barrial, la intromisión del Estado Municipal en las organizaciones de los vecinos, el destrato a los dirigentes comunitarios y el incumplimiento de las ordenanzas municipales, lo primero que haremos será Normalizar Democráticamente los Centros Vecinales y Reconocerlos como el ámbito natural de nucleamiento y acción de los vecinos e instrumentos de participación ciudadana.

Como primera instancia hacia una Planificación Participativa y Gestión Asociada entre el Estado Municipal y los Centros Vecinales promoveremos la creación de una Mesa de Trabajo que nos permita tener un diagnóstico conjunto de las necesidades barriales y de los propios centros vecinales. Esa instancia de diálogo y consenso debe facilitar la normalización de los centros existentes y la creación de nuevos en aquellos barrios que no cuentan con ellos. Esta manera de abordar los derechos vecinales y las necesidades de nuestros barrios desde el primer día de gestión, será la base imprescindible para terminar modelando un Consejo de Centros Vecinales, coordinado por el titular del área de Asuntos Vecinales que incorporaremos al organigrama del Ejecutivo. Y para facilitar el acceso a la información de los vecinos y acercar las políticas públicas al territorio, se facilitará el uso de tecnología apropiada en los Centros Vecinales y se cumplirá con el compromiso de llevar el Concejo Deliberante a los barrios. Participación, transparencia y gobierno abierto.